Muchos de los factores que nos causan estrés a los que nos enfrentamos en la vida no están bajo nuestro control. Sin embargo, las respuestas que damos a estas cosas pueden tener un fuerte impacto en nuestros niveles de estrés, y estas respuestas sí están bajo nuestro control. Es más, muchos de los pensamientos que tenemos y de las acciones que tomamos cuando estamos estresados puede influir en nuestros niveles de estrés mediante la creación de nuevos problemas o la intensificación de los sentimientos negativos que podamos tener.

Por lo tanto, es conveniente examinar lo que podemos controlar y dejar de hacer cosas que agravan nuestros niveles de estrés. Centrarnos en lo que podemos hacer para ayudarnos a nosotros mismos es fundamental para sentirnos menos estresados.

4 cosas hay que dejar de hacer para estar menos estresado

Los siguientes consejos te permitirán no agravar el estrés. Impedir que estas cosas evitará que la situación se complique más aún.

1. Deja de rumiar y darle vueltas a tus problemas

Todos nos enfrentamos a cosas que nos causan estrés. Es natural pensar sobre estos factores de estrés para ver lo que podemos hacer para comprender mejor la situación y cambiarla. Pero a veces podemos caer en un tipo de pensamiento que es improductivo, además excesivamente negativo e incluso obsesivo. Este tipo de pensamiento es conocido como rumiación.  Rumiando y dándole vuelsta a las cosas intensificamos el estrés que ya estamos sintiendo, ya que nos centramos en lo negativo y lo revivimos constantemente, centrándonos más en lo que salió mal que en lo que podemos hacer para arreglar las cosas.

La rumiación es más común de lo que piensa. Y puede convertirse en un hábito. Por eso es necesario intentar no volver sobre lo mismo una y otra vez.

2. No dejes de perder el sueño

El descanso es importante. Y si hay una cosa que contribuye a aumentar el estrés es precisamente la falta de sueño.  Cuando no dormimos lo suficiente , no solo estamos más reactivos al estrés, sino que nuestro funcionamiento cognitivo no es tan fuerte, lo que contribuye a cometer errores o a interpretar mal lo que se ha hecho o lo que ha ocurrido.

El estrés también puede afectar nuestra capacidad para conseguir un sueño de calidad, por lo que la falta de sueño puede conducir a un aumento del estrés y a más falta de sueño, lo que deriva en un círculo vicioso. Así que por algún sitio hay que empezar para romper el círculo. Los calmantes te pueden ayudar a conciliar el sueño. Merece la pena intentarlo. Verás cómo, después de un buen descanso, las cosas se ven de otra manera

3. Deja de comer comida basura

Es muy habitual comer mal cuando nos sentimos estresado, sobre todo comida basura. Pero también se abusa de los dulces, la cafeína y los alimentos ricos en calorías. Pero comer de manera emocional no ayuda nada, al contrario, empeora la situación de estrés.

Comer sano y seguir una dieta correcta es mucho más recomendable, porque obtendremos los nutrientes necesarios que nos ayudarán a procesar la información de manera conveniente.

4. Dejar de sobrecargar tu horario

Si estás estresado, deja de añadir tareas a tu día a día, incluso en el caso que tengas algún hueco libre en tu agenda. Aprovecha ese momento para tomar el aire, ordenar tu cabeza o incluso adelantar alguna tarea.

Aprender a decir no a las demandas de su tiempo y de cortar las cosas en su vida que el estrés son grandes estrategias para cultivar la paz interior. Los siguientes recursos pueden ayudarle a desarrollar las habilidades necesarias para mantener su horario lo más abierto posible.

 Próximamente…

En la segunda entrega te mostraremos cinco cosas más que puedes dejar de hacer para no aumentar innecesariamente tus niveles de estrés. Si quieres otras formad de aliviar el estrés, no te pierdas el artículo 6 cosas a las que tienes que renunciar para aliviar el estrés.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here