La psicología moderna considera que existen cinco dimensiones básicas de la personalidad. Esto se conoce como el modelo de los cinco grandes. Los cinco rasgos de personalidad generales descritos por esta teoría son extraversión, amabilidad, responsabilidad, neuroticismo y apertura a la experiencia.

 

Estas dimensiones de la personalidad se desarrollan en base a influencias, las cuales pueden ser genéticas y ambientales. Según han demostrado diversos estudios, se trata de dimensiones universales que pueden utilizarse para describir la personalidad de individuos de culturas diferentes.

A pesar de ellos, los investigadores no siempre están de acuerdo en las etiquetas exactas para cada dimensión. Sin embargo, estas cinco categorías pueden describirse de la siguiente manera:

  • La extroversión incluye características tales como la excitabilidad, la sociabilidad, la locuacidad, la asertividad y altas cantidades de expresividad emocional.
  • La amabilidad es una dimensión de la personalidad que  incluye atributos como la confianza, elaltruismo, la bondad, el afecto, y otras conductas prosociales, como empatía y comportamiento amistoso
  • La responsabilidad hace referencia a rasgos relacionados con la autodisciplina, la organización y el control de los impulsos. Refleja la habilidad para ejercer el autocontrol necesario para seguir reglas o perseguir metas.
  • El neuroticismo describe la tendencia a experimentar emociones negativas como respuesta a amenazas percibidas. Incluye ansiedad, depresión, ira, irritabilidad emocional, tristeza y mal humor.
  • La apertura a la experiencia incluye la imaginación, creatividad, curiosidad intelectual y aprecio por las experiencias estéticas.

Muchos psicólogos creen ahora que las cinco dimensiones de personalidad no sólo son universales, sino que también tienen orígenes biológicos. El psicólogo David Buss ha propuesto que una explicación evolutiva para estos cinco rasgos básicos de la personalidad, lo que sugiere que estos rasgos de personalidad representan las cualidades más importantes que dan forma a nuestro paisaje social.

¿Para qué sirven estas dimensiones?

Se han realizado que demuestran cómo el estudio de estas dimensiones puede utilizarse para predecir determinados comportamientos. Por ejemplo, se ha descubierto que:

  • el factor responsabilidad se relaciona con el rendimiento laboral y el éxito en el trabajo
  • la amabilidad y estabilidad emocional predicen el rendimiento del trabajo
  • la extroversión predice el éxito en las ventas y puestos directivos
  • el liderazgo se ha relacionado con la extraversión
  • un bajo de amabilidad y responsabilidad en adolescentes predicen la delincuencia juvenil
  • el neuroticismo junto con un nivel bajo de responsabilidad predicen trastornos como la depresión

Las 5 grandes dimensiones de la personalidad

 

Evaluación y críticas de las cinco dimensiones

Uno de los test más utilizados para medir los cinco grandes rasgos de la personalidad es el NEO PI-R. Además de medir las cinco dimensiones, este test mide también diversas subdimensiones de cada uno de ellos.

Las puntuaciones tienden a cambiar con la edad. En general, con el paso del tiempo, las personas se vuelven más amables, responsables, introvertidas, más estables emocionalmente (o menos neuróticas) y menos abiertas a la experiencia.

Pero esta teoría no es del agrado de todos. Quienes la critican argumentan que no explica toda la personalidad humana, ya que fuera ciertas dimensiones de la personalidad que consideran como la religiosidad, la honestidad, el sentido del humor, el conservadurismo, o la masculinidad/feminidad, entre otros, que creen que también deberían tenerse en cuenta.

Consideraciones finales

La conducta implica una interacción entre la personalidad subyacente de una persona y variables situacionales. La situación que una persona encuentra juega un papel importante en cómo reacciona. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las personas ofrecen respuestas consistentes con sus rasgos de personalidad subyacentes.

Si te gustó este artículo, no dejes de leer Hacer el bien es más importante que sentirse bien.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here