¿Estás buscando una dieta para la vesícula? Lamentablemente, muchas personas ponen atención a la vesícula cuando comienzan a tener problemas. Cuando algo no está bien con este órgano, es recomendable contar con una atención inmediata, puesto que puede ocasionar dolor.

Tener una vesícula sana implica un buen almacenamiento de bilis, que está compuesto por el hígado, con el fin de que la grasa sea digerida. Esto permite que el cuerpo pueda absorber nutrientes solubles en grasa y vitaminas.

Aquí en Salud y amistad conoceremos la dieta para la vesícula indispensable a la hora de mejorar tu salud.

¿Qué es la vesícula?

dieta para la vesicula

Es el órgano que tiene forma de pera de un tamaño de 4 pulgadas de largo, está ubicado debajo del hígado en la parte superior derecha del abdomen. En la vesícula se acumula bilis, el cual es un compuesto que permite que el cuerpo logre absorber todos los nutrientes necesarios.

¿Qué sucede cuando hay dolor en la vesícula? Este dolor es generado porque hay piedras presentes, inflamación o barro biliar. Por esta razón, es importante tener especial cuidado en la dieta, evitando consumir alimentos con alto contenido de azúcares y grasas, como es el caso de aceites, embutidos, comidas rápidas y galletas. Por eso, es primordial una dieta para la vesícula.

Problemas comunes de la vesícula

La vesícula es el encargado de almacenar bilis utilizada para que la grasa sea digerida. Dentro de las complicaciones más comunes se encuentran las siguientes:

1. Cálculos biliares

Los cálculos biliares o colelitiasis son masas sólidas de colesterol que puedes encontrar en diferentes tamaños. La aparición de estos cálculos ocurre cuando los niveles de grasa y bilis son altos, lo que ocasiona que se formen cristales. Estos cristales con el tiempo son combinados y terminan expandiéndose hasta llegar a ser cálculos.

Estos cálculos pueden ser tan pequeños como un grano de arena o grandes, parecidos a una pelota de golf, puede que la persona que lo padezca presente síntomas o no. Para evitarlos, aplica desde ahora una dieta para la vesícula.

2. Cálculos del conducto biliar común

Frecuentemente los cálculos inician su vida en la vesícula, posteriormente migran al conducto biliar común. Este es conocido como un cálculo del ducto biliar secundario. Lo que ocurre es que los pequeños conductos trasladan la bilis desde la vesícula para luego depositarla en el conducto biliar común.

Asimismo, hay que tener en cuenta que, si el cálculo se forma dentro del mismo conducto, es un cálculo del ducto biliar común primario. Estos son menos comunes, pero la probabilidad que ocurra una infección de los cálculos secundarios es alta.

Para evitar eso, es ideal tener una dieta para la vesícula.

3. Vesícula inflamada, colecistitis

Ocurre cuando no es posible que salga la bilis de la vesícula. Es frecuente que suceda cuando el conducto que utiliza la bilis se obstruye con una vesícula, esto impide que este conducto recorra dentro y fuera de la vesícula. Asimismo, hay que destacar lo que sucede si hay ataques que son agudos y periódicos.

Cuando es bloqueado el ducto biliar, hay una acumulación de la bilis. Con el exceso aparece una irritación de la vesícula, produciendo infección e hinchazón. Además, con el paso del tiempo, la vesícula se deteriora y no funciona totalmente.

4. Vesícula perforada

Cuando no se da tratamiento a los cálculos biliares, puede ocasionar perforación de la vesícula; esto significa que puede formarse un agujero en la pared del órgano. Esta perforación sucede con una complicación de colecistitis aguda. Lo anterior lo evita una dieta para la vesícula.

¿Qué dieta para la vesícula deberías consumir si tienes piedras allí?

dieta para la vesicula

¿Qué alimentos puedo comer si tengo piedras en la vesícula? Ante esta interrogante, profesionales de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario de Valencia recomiendan la siguiente dieta para la vesícula:

1. Alimentos con alto contenido en calcio

Es esencial llevar una dieta con alto contenido en calcio y fibra. Asimismo, un aporte de vitamina C, esto ayudará a reducir el riesgo de saturar la bilis.

2. Condimentación suave

Se recomiendan condimentos suaves, como aromáticas, limón, hierbas, hinojo y sal.

3. No consumas verduras flatulentas

Es imprescindible evitar el consumo de verduras flatulentas como col, coles de Bruselas, alcachofas, coliflor, cereales integrales y legumbres.

4. Consumir legumbres

Es recomendable el consumo de legumbres tamizadas o preparadas en puré.

¿Qué alimentos se pueden consumir en una dieta para la vesícula?

dieta para la vesicula

Cuando se conoce que los fuertes dolores provienen de la vesícula, la dieta cobra protagonismo. Por ello, es importante el consumo de alimentos como frutas, cereales, vegetales con un poco o nada de grasa.

Conoce los alimentos que se pueden consumir en una dieta para la vesícula:

  • Tubérculos. El ñame, camote, ocumo, papa, yuca.
  • Bebidas vegetales. La soya, avena o leche de arroz.
  • Frutas frescas. Manzana, piña, durazno, naranjas, pera, fresas, sandía, mandarinas, papaya, higo, frambuesa, kiwi, cereza, melón, mora.
  • Vegetales en general. Vegetales cocidos debido a que contribuyen a una fácil digestión.
  • La cebada, la quinoa, avena, pan integral, granola.
  • El queso, pero bajo en grasas, yogur descremado.
  • Carnes con poco contenido en grasas. Entre estos figuran el pescado blanco, pollo, pavo sin piel, carnes rojas (piezas sin grasa).
  • Líquidos. Jugos naturales, agua y mermeladas de fruta.

Es bueno considerar dos cosas importantes. La primera es cocinar a la plancha o al vapor los alimentos y la segunda es visitar un nutricionista para que él se encargue de realizar una evaluación y según esto pueda ofrecer un buen plan nutricional adaptado a cada individuo.

¿Qué alimentos no se pueden consumir en una dieta para la vesícula?

dieta para la vesicula

¿Sabes cuáles son los alimentos prohibidos para la vesícula? Mantener una buena dieta es indispensable, pero cuando se rompe con ella o por desconocimiento se consume alimentos no beneficiosos puede provocar dolores mucho más intensos.

Por ello, es importante que prestes atención a los alimentos que no se pueden consumir o que no entran en una dieta para la vesícula:

  • Leche y yogures.
  • Aguacate y coco.
  • Queso parmesano, queso azul, cheddar.
  • Cualquier grasa animal y la mantequilla.
  • Carnes de res, cerdo, pato, ganso, tocino.
  • Jamones, salchichas, salchichón, mortadela.
  • Hígado, riñón, corazón.
  • Nueces, cacahuete, avellanas, marañón, almendras.
  • Mantequilla de maní, o cualquier fruto seco.
  • Atún, salmón, sardina, trucha salmonada.
  • Chocolate, salsas, caldo de carne, mayonesa, galletas y pasta de hojaldres.

Adicionalmente, en lo posible evitar el consumo de alimentos congelados como lasañas y pizzas, bebidas alcohólicas y cualquier tipo de comida rápida. Es importante leer el contenido nutricional para seleccionar el de menor cantidad de grasas.

Las leguminosas y los frijoles negros en general producen gases intestinales, esto pasa por ser naturalmente ricos en almidones resistentes como la rafinosa y fibras. Estos últimos compuestos no son digeridos por el organismo, en este caso las bacterias del colon los fermentan, produciendo flatulencias.

Como puedes ver, no es complicado llevar una dieta para la vesícula, solamente debes esforzarte por cuidar tu salud y lograr resultados favorables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here