La capacidad de estar concentrados y enfocados en la actividad que estemos realizando, sea cual sea, impacta de forma directa en nuestra productividad y resultados. Si ves que te sientes distraído y que te cuesta mantener el foco en lo que haces, quizás es momento de que empieces a prestarle atención al tema. Antes de pensar que tienes algún problema de tipo cognitivo, lo mejor es que revises cómo es tu estilo de vida, y qué acciones en concreto puedes empezar a implementar en el día a día para aumentar la concentración. Si te interesa este tema, sigue leyendo y te contamos las claves básicas sobre cómo mejorar la memoria y la concentración. ¡Acompáñanos!

8 claves sobre cómo mejorar la memoria y la concentración

aumentar la concentración

1. Evita la multitarea

Sobre cómo mejorar la memoria y la concentración no hay fórmulas mágicas escondidas. Todo se trata de conciencia, de trabajo en el tiempo presente, y de que tengas la voluntad de sumar a tu día a día, hábitos que te ayuden en esta tarea. La primera clave que debes tener en cuenta es evitar la multitarea.

Tratar de hacer muchas cosas diferentes a la vez hace que sea más difícil concentrarse en una sola cosa. Aunque parezca que la multitarea puede ayudar a lograr más e incluso a mejorar las capacidades, lo cierto es que las investigaciones han demostrado que hacer juegos malabares con múltiples tareas a la vez en realidad reduce la productividad y la precisión. Por lo tanto, si quieres sacar el máximo provecho de tus recursos de atención, trata de concentrarte en una sola tarea.

2. Crea una lista de tareas

Otra clave que te ayudará a aumentar la concentración de forma práctica es tener por delante una lista de tareas en la que lleves registro de todo lo que tienes que hacer. Uno de los motivos que impulsa la multitarea es precisamente el temor de olvidar algo o la sensación de que no vas a llegar a todo. Con una lista no olvidarás nada y podrás controlar mejor el tiempo de dedicación.

3. Apaga la tecnología

He aquí una clave básica sobre cómo mejorar la memoria y la concentración: Si tienes que hacer algo que requiere tu atención o debes estar plenamente concentrado, te sobra todo aparato tecnológico que pueda interrumpirte.

Por lo tanto, cuando tengas que atender a algo, apaga el televisor, la radio y desconecta las notificaciones de tu móvil. Es más, desconecta el teléfono o ponlo en modo silencioso para que no te interrumpan si fuera necesario. Y es que, si pretendes hacer un cálculo matemático difícil, o estudiar para ese examen importante, pero estas revisando las redes sociales cada quince minutos, lo más probable es que tu efectividad sea bastante más reducida de lo que podría.

4. Haz ejercicio

El ejercicio no solo es beneficioso para tu salud física, sino que también tiene un impacto positivo en tu función cognitiva. La actividad física aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo que puede mejorar la memoria y aumentar la concentración. Optimiza tu atención y tu enfoque, proporcionando un impulso a corto plazo en tu rendimiento mental y cognitivo.

Un estudio de 2009 de la Universidad de Illinois encontró que los estudiantes hicieron ejercicio físico moderado antes de hacer una prueba que mide capacidad de atención, tuvieron mejores resultados, con respecto a otros estudiantes que no hacían ejercicio. También encontraron que el ejercicio ayuda principalmente la capacidad de nuestro cerebro para ignorar las distracciones.

5. Ten una alimentación saludable

alimentacion saludable beneficios

Otra clave sobre cómo mejorar la memoria y la concentración es llevar en la diaria una alimentación saludable. Opta por una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables. Evita los azúcares refinados y los alimentos procesados, que pueden causar picos y caídas en tus niveles de energía.

Además, no subestimes la importancia de la hidratación, puesto que beber suficiente agua es esencial para un cerebro saludable. De hecho, un estudio de 2012 publicado en el The Journal of Nutrition encontró que la deshidratación leve puede provocar la falta de atención. Por lo tanto, no te olvides también de beber suficiente agua antes y durante los momentos en los que necesites estar concentrado y atento.

6. Duerme suficiente

El sueño es crucial para consolidar la memoria y aumentar la concentración. Por ello, tus hábitos de sueño impactan de forma directa en tu desempeño cognitivo. Asegúrate de dormir lo suficiente cada noche, lo que generalmente se traduce en 7-9 horas para adultos. La falta de sueño puede afectar negativamente tu capacidad de concentración y tu memoria a corto y largo plazo.

7. Practica la escucha activa

Sumamos a las claves sobre cómo mejorar la memoria y la concentración, el practicar la escucha activa. Y es que el enfoque no es solo útil para los esfuerzos intelectuales, sino que también es una habilidad interpersonal esencial. La capacidad de estar completamente presente cuando hablas con alguien o estás con otra persona es fundamental. Hacer un esfuerzo por concentrar toda la energía en otra persona fortalece la capacidad de concentración total. 

8. Practica la rutina y la repetición

La repetición es una de las formas más efectivas de consolidar la memoria a largo plazo y aumentar la concentración. Si deseas recordar algo, repite la información varias veces a lo largo del día. Además, establece una rutina que incluye momentos específicos para estudiar o trabajar en proyectos importantes. La rutina puede ayudarte a programar tu cerebro para estar más alerta y concentrado en esos momentos.

Y tu, ¿Conocías o aplicas ya estas claves sobre cómo mejorar la memoria y la concentración? ¿Tienes algún hábito personal que te ayude a aumentar la concentración y el enfoque? Anímate a dejarnos todas tus opiniones en un comentario. ¡Estaremos encantados de leerte.

Y si te gustó este artículo, no puedes perderte este otro en el que te contamos sobre las mejores formas de motivarte a ti mismo, para alcanzar tus máximos niveles de productividad. Ahora bien, si lo que te intriga es el cerebro humano y su maravillosa manera de funcionar, no te pierdas de conocer las mejores curiosidades del cerebro. ¡Hasta la próxima!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here