No es fácil superar estados de estrés y ansiedad. Una manera de superar el bloqueo de situación estresante es con música. La música tiene la capacidad de cambiar rápidamente nuestro estado de ánimo, ya que afecta a nuestra mente subconsciente, donde los pensamientos negativos molestos alimentan de nuestros miedos y alimentan también el estrés. Además, escuchar música es una solución relativamente barata, de acción rápida y que casi siempre está disponible.

A continuación vamos a ver algunas maneras de utilizar la música en la rutina diaria que, además de ayudar a manejar el estrés, nos ayudarán a crear un ambiente más alegre y positivo.

#1 – Levántate con música

Empieza el día escuchando música alegre y movida, que te haga sentir que el día comienza con un hermoso amanecer. Y da igual que te levantes cuando todavía no ha salido el sol o amanezca un día de perros. Se trata, precisamente, de compensar todo aquello que le suma negatividad a tus mañanas.

Un ritual de música matutina positiva es una forma segura de empezar el día con un mejor estado de ánimo y mantener tu mente ocupada en algo que no sea arrastrar las preocupaciones de ayer, de hoy o  de mañana.

#2 – Canta

Quien canta, su mal espanta. Este dicho popular es una de esas verdades de la vida que siempre funciona. Cantar es una de las mejores maneras de cambiar las vibraciones de nuestros pensamientos y las propias células de nuestro cuerpo, ya que nos exige regular respiración y a estar más relajados.

Puedes cantar en la ducha, cantar en el coche, cantar mientras haces las tareas de casa o tararear una canción de cuna antes de ir a dormir. Y puedes hacerlo solo o poniendo música para sentirte más estimulado todavía. Elige canciones que te inspiren, que te recuerden buenos momentos y que te hagan sentir lleno de energía.

#3 – Toca un instrumento

Si sabes tocar un instrumento, toca cosas que te gusten, que te salgan bien, y juega con eso que tocas, haciendo variaciones o incluyendo cosas de tu cosecha. También puedes componer piezas sencillas o improvisar.

Si no eres un músico muy versado, puedes probar a hacer acompañamientos rítmicos con cuaqluier cosas que tengas a mano, incluso con tu propio cuerpo.

No es cuestión de hacer cosas complicadas, sino de aliviar el estrés haciendo algo que nos levante el ánimo. Crear música es como un mega-vitamina. En esta actividad participan más áreas del cerebro humano que en cualquier otra actividad. La capacidad de crear música nos ayuda porque cambiamos los patrones de pensamiento y estados de ánimo, e incluso mejora nuestro bienestar físico.

Es importante, sin embargo, tomárselo con una actitud positiva y evitar meterse en algo demasiado difícil que pueda conducir a la frustración o la auto-juicio negativo.

#4 – Muévete con música

Poner música y bailar es un ejercicio ideal que te ayudará a liberar estrés y a cargarte las pilas. Es importante que elijas una música que te funcione y que te estimule. También te puede servir salir a caminar o a correr con música, hacer ejercicio o simplemente hacer tus tareas diarias al ritmo de tu música favorita.

Esto no significa que tenga que ser necesariamente música muy movida. También te puede servir música más relajada que te inspire y que te ayude a meditar.

#5 – Trabaja con música

No siempre es posible, pero muchas veces puede ayudar. Busca una música que te ayude a concentrarte, que no te distraiga, y que te permita focalizarte en lo que estás haciendo. La música te ayudará a enmascarar posibles distracciones y ruidos externos, los cuales suelen ser muy estresantes.

#6 – Pon música cuando estás con más gente

Estar con gente puede ser muy estresante, y la necesidad de llenar el ambiente con algo puede conducir a conversaciones incómodas. Si pones música, además de tener un tema del que hablar, el ruido generado por la gente será menor y todo el mundo estará más relajado, por lo que las posibles discusiones que puedan surgir o a actitud negativa de algunas personas se verán aminoradas.

#7 – Escucha música antes de acostarte

Para conseguir dormir mejor y desconectar tu mente de toda la negatividad acumulada del día, escucha una música tranquila que te ayude a evadirte y a relajarte. Deje que el sonido se mueva a través de ti y simplemente suelta tus pensamientos.

Si te gustó este artículo, no te pierdas 6 hábitos a los que tienes que renunciar para aliviar el estrés.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here