Seguramente has consumido coco en alguna de sus presentaciones. Por su inconfundible olor y sabor, esta fruta es utilizada como ingrediente para preparar desde bebidas hasta deliciosos postres. Sin embargo, no es su único uso. Con fines medicinales o estéticos, el aceite de coco es extraído para diversos remedios caseros, que le han dado popularidad en todo el mundo. En Salud y Amistad te contamos más sobre los beneficios del aceite de coco.

¿Qué es el aceite de coco?

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco es un aceite de origen vegetal, que contiene cerca de 90% de ácidos saturados. Es extraído de la pulpa de los cocos a través del método de prensado y, por su importante contenido de grasa saturada, es de lenta oxidación. Puede resistir hasta seis meses sin deteriorarse.

Su grasa es buena, de la categoría de los triglicéridos de cadena media, y no de larga cadena, como la que contienen la mayoría de los alimentos. Este tipo de triglicéridos son absorbidos por el hígado y se convierten en energía, en lugar de transformarse en grasa en el cuerpo.

Por estas razones, este excelente remedio natural es considerado uno de los aceites vegetales más saludables y con más beneficios para la salud y la estética corporal.

Variedades del aceite de coco

Variedades del aceite de coco

De acuerdo con su extracción, pureza y uso, el aceite de coco puede ser clasificado de diversas maneras. El más común es el aceite de coco puro. Este es extraído de la pulpa del coco seca. Es crudo, sin refinar y sin aditivos. Es usado, generalmente, como producto cosmético. El aceite de coco refinado, en cambio, si atraviesa un proceso industrial más complejo, en el que es blanqueado y desodorizado. No tiene olor ni color.

Otras variedades del aceite de coco procuran conservarlo de la forma más natural posible. Aunque seguramente has escuchado sobre los beneficios del agua de coco, es probable que no sepas que de la leche de este fruto se extrae el aceite virgen de coco. Este se obtiene a través de procesos como la fermentación, separación por centrifugado y acción enzimática. Esta forma de extracción le proporciona un sabor y olor suave y un alto contenido en antioxidantes.

En esta misma línea se produce el aceite orgánico de coco, preparado con pulpa de cocos cultivados de forma orgánica, libre de insecticidas y sustancias químicas. De hecho, en la extracción no se utiliza ningún tipo de producto químico. Es usado, regularmente, como ingrediente de cosméticos orgánicos, jabones, cremas y lociones.

La última variedad del aceite de coco es el aceite orgánico virgen, que se prepara con el mismo método del aceite virgen de coco, pero con pulpa de frutos orgánicos. Por su pureza, además de ser muy costoso, es muy difícil de conseguir.

10 beneficios del aceite de coco

Beneficios del aceite de coco

El coco no es solo popular por su sabor. Su aceite tiene propiedades que pueden contribuir con tu buena salud. Aquí te contamos cuáles son los 10 beneficios más relevantes del aceite coco:

1. Más energía y menos grasa:

Las moléculas del aceite de coco son muy pequeñas, por lo tanto pasan rápidamente por el hígado, sin que les dé tiempo de almacenarse como grasa en el cuerpo. Esto lo convierte, también, en una importante fuente de energía.

2. Estimula el metabolismo:

La rápida digestión del aceite de coco estimula el metabolismo y promueve la pérdida de peso. Como este es una importante fuente de energía, el organismo se acelera y quema las calorías de los alimentos de forma más eficaz. 

3. Menos hambre:

Como si quemar grasa no fuese suficiente, el aceite de coco contribuye también para que sientas menos hambre. Algunos estudios afirman que la grasa de coco estimula la hormona responsable de la sensación de saciedad y, por lo tanto, te ayudan a comer menos.

4. Fuente de vitamina E:

El aceite de coco orgánico contribuye con la disminución de la producción de radicales libres. ¿La causa? La acción directa de la Vitamina E que está presente en este tipo de aceite.

5. Un mejor sistema inmune:

El aceite de coco combate de forma eficaz a los hongos, gusanos y bacterias, y restablece la energía robada por estos agentes. Su efecto bactericida contribuye, además, con una mejor absorción de nutrientes, por el aumento de las defensas del organismo.

6. Mejor digestión:

Los componentes grasos del aceite de coco normalizan las funciones intestinales, ayudando al organismo en casos de estreñimiento o diarrea. Además, la monolaurina del ácido láurico, presente en el aceite, protege y promueve el crecimiento de la flora intestinal.

7. Bueno para la piel:

Proteger la flora intestinal no es el único de los beneficios del aceite de coco, el ácido láurico presente en este producto también contribuye con la cura de enfermedades de la piel, como los estafilococos, que son los responsables de muchas infecciones. Este es solo uno de los usos del aceite de coco para solucionar problemas de la piel.

8. Ayuda a luchar contra la epilepsia:

Los triglicéridos de cadena media, presentes en el aceite de coco, aumentan la concentración de cuerpos cetónicos en el organismo. Estudios han comprobado que la dieta cetógena, que tiene un importante contenido de grasa, proteínas adecuadas y es baja en carbohidratos, contribuye con la disminución de un 75% de las convulsiones en niños con epilepsia.

9. Un cabello más sano:

El aceite de coco contribuye con la buena salud de tu cabello, debido a su efecto hidratante. Por su alta afinidad con las proteínas del cabello, este lo absorbe fácilmente desde los folículos. Si es aplicado después del champú, como acondicionador, puede hacer que tu cabello se sienta más sedoso.

10. Huesos más fuertes:

El aceite de coco ayuda al organismo a absorber mejor los minerales como el calcio y el magnesio. Estos son indispensables para tener huesos sanos y fuertes. Por esta misma razón es bueno para los dientes. De hecho, si te salta un diente, un coco te puede ayudar a recuperarlo.

Contraindicaciones del aceite de coco

Contraindicaciones del aceite de coco

Aunque son muchos los beneficios del aceite de coco, su consumo excesivo puede desencadenar en enfermedades cardiovasculares, debido a su alto contenido de grasas saturadas.

Entre las contraindicaciones del aceite de coco están el aumento de la presión arterial, problemas intestinales, aumento de peso si su consumo no es limitado, y alergias cutáneas, que producen hinchazón, comezón y urticaria.

Por eso, aunque el aceite de coco puede traer importante beneficios para tu salud, es importante que lo consumas con precaución y, si es posible, con la orientación de un profesional de nutrición.

¿Te gustó este artículo sobre los beneficios del aceite de coco? ¿Qué más quieres conocer sobre este y otros aceites vegetales? Escríbenos en los comentarios. ¡En Salud y Amistad estamos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here