La motivación es esa entrega con la que afrontamos nuestras metas. Sin embargo, hay ocasiones en las que uno pierde la motivación. Los motivos pueden ser varios: falta de autoestima, ausencia de objetivos vitales, dedicación exclusiva al trabajo, etc. Es inevitable pasar por este tipo de etapas y no hay nada malo en ello. No obstante, si el agotamiento físico y mental se prolonga e intensifica con el paso del tiempo, puede desarrollar ciertos trastornos. Es por ello que hoy te descubrimos 7 técnicas de motivación para combatir el estrés.

Técnicas de motivación para acabar con el estrés

Cambia tu actitud

Cambia de actitud

Para reducir el estrés es fundamental cambiar tu forma de interpretar la realidad. Piensa que todas tus frustraciones son en realidad oportunidades de desarrollo y enriquecimiento personal. Confía en tu potencial para superar estos obstáculos y recuerda que los acontecimientos no son negativos en sí mismos, sino debido a la dimensión que nosotros mismos les otorgamos.

Escucha música relajante… ¡o animada!

escuchar-musica

Evádete durante un rato y concéntrate sólo en los sonidos. Puedes tumbarte en una cama con los ojos cerrados para una mayor sensación de relajación. Si, por contra, lo que necesitas en estas ocasiones es animarte, también puedes optar por ponerte música más movida. En cualquier caso, te recomendamos que te crees una lista de reproducción para estos momentos, así ya las tendrás listas para cuando las necesites.

Da algún paseo

Salir-a-pasear

Es una de las técnicas de motivación más fáciles de poner en práctica. Si te sientes ofuscado, a veces basta con salir a la calle y echar a andar. No hace falta que vayas a ningún lugar en concreto. De hecho, si recorres la ciudad sin rumbo, mejor. Puedes adentrarte en tus pensamientos o bien prestar atención a todo lo que hay a tu alrededor, inmiscuirte en algunas conversaciones de pasada o descubrir sitios que desconocías.

Sigue una buena alimentación

cuidar-la-alimentacion

Aunque a priori te parezca extraño, te aseguramos que el bienestar físico es indispensable para el bienestar intelectual y emocional, especialmente en épocas de estrés. Abandona el café y el azúcar, pues, aunque en un primer momento tengan un efecto relajante, generan un estado contrario a posteriori. En su lugar, fomenta la ingesta de frutos secos, zumos naturales e infusiones.

Realiza alguna actividad deportiva

Hacer-deporte

El complemento ideal para una buena alimentación es la práctica de ejercicio físico. Salir a correr por la mañana, ir a nadar, asistir a alguna actividad dirigida o escaparte a la montaña para hacer senderismo o ciclismo. Si tienes una mascota y puedes llevártela, mejor que mejor. ¡Verás cuán gratificante es!

Conócete

conocerse-a-uno-mismo

Para ello es esencial que mantengas tu parcela de intimidad intacta. Dedica un rato de cada día a algo que realmente te haga disfrutar. Puedes además encontrar la inspiración necesaria en frases de la vida que te hagan reflexionar, en una película que tengas pendiente ver o en la lectura que tanto estás aplazando. Te sentirás infinitamente mejor por pasar tiempo contigo mismo.

Busca apoyo

buscar-apoyo-de-amigos

Si eres de esas personas obstinadas en sacar todas las situaciones adelante por ti misma, ya viene siendo hora de que te des un respiro, ¿no crees? Sentir el apoyo de tus seres queridos es sumamente reconfortante. Al verbalizar todo lo que sientes, lo ordenas y comprendes mejor por ti mismo, dándole un enfoque más objetivo. Además, te sentirás arropado por tus allegados, algo vital en los peores momentos.

Te aseguramos que si sigues nuestras técnicas de motivación notarás una increíble mejora en tu salud. Esperamos que te hayan sido útiles y nos encantará que compartas con nosotros tu puesta en práctica de los mismos. ¿Cuáles son tus trucos para que el estrés no pueda contigo? ¡Compártelos con nosotros!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here