Un dicho popular dice que “comer una manzana al día del médico te libraría”. ¡Qué razón tiene el refranero popular!   En 2004,  científicos del USDA investigaron más de 100 alimentos para medir su concentración de antioxidantes por porción. Dos tipos de manzanas, la manzana roja y la Granny Smith, ocuparon los puestos 12 y 13 del ranking respectivamente.

Los antioxidantes son compuestos que combaten enfermedades. Los científicos creen que estos compuestos ayudan a prevenir el daño de la oxidación y favorecen la reparación de lo que sucede durante la actividad normal de las células. Además, las manzanas también están llenas de una fibra llamada pectina,  una fibra soluble que tienen muchos beneficios para la salud.

¿Quieres saber por qué deberías incluir en tu dieta diaria al menos una manzana? A continuación lo descubrirás.

15 beneficios de comer manzanas todos los días (I)

Dientes más blancos y saludables

Masticar una manzana estimula la producción de saliva en la boca, lo que favorece la reducción de la caries dental mediante la reducción de los niveles de bacterias. Una manzana no va a sustituir a tu cepillo de dientes, pero puede ser muy útil para tomarla como postre cuando vas a tardar un rato en poder retirarte al aseo.

Previene el Alzheimer

Un nuevo estudio realizado en ratones muestran que el consumo de zumo de manzana podría prevenir el Alzheimer y combatir los efectos del envejecimiento cerebral. Los ratones del estudio, que fueron alimentados con una dieta a base de manzana mejorada, mostraron niveles más altos del neurotransmisor acetilcolina, y mostraron mejores resultados en las pruebas de laberinto que aquellos que siguieron una dieta regular.

Protege contra el Parkinson

La investigación ha demostrado que las personas que comen frutas y otros alimentos ricos en fibra obtienen ciertos niveles de protección contra el Parkinson, una enfermedad caracterizada por la ruptura de las células nerviosas productoras de dopamina del cerebro. Los científicos han relacionado esto con el poder de los radicales libres y el papel que los  antioxidantes juegan para erradicarlos.

Disminuye el riesgo de diabetes

Según un estudio, las mujeres que consumen al menos una manzana al día son un 28% menos propensas de desarrollar diabetes tipo 2 que los que no comen manzanas. Las manzanas están cargados de fibra soluble, la clave para controlar los cambios de azúcar en la sangre.

Reduce el colesterol

La fibra soluble que se encuentra en las manzanas se une con las grasas en el intestino, lo que se traduce en una reducción de los niveles de colesterol y una vida más saludable.

Estimula el sistema inmunológico

Las manzanas rojas contienen un antioxidante llamado quercetina. Estudios recientes han encontrado que la quercetina puede ayudar a impulsar y fortalecer el sistema inmunológico, especialmente en situaciones de estrés.

Frena varios tipos de cáncer

Los científicos de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, entre otros, coinciden en que el consumo de manzanas, que son rica en flavonoles, podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas hasta en un 23%.

Investigadores de la Universidad de Cornell han identificado varios compuestos triterpenoides, presenten en la cáscara de la manzana, que tienen potentes cualidades anti-crecimiento contra las células en el cáncer de hígado, colon y mama. Otra investigación anterior encontró que los extractos de manzanas enteras pueden reducir el número y tamaño de los tumores mamarios en ratas.

El Instituto Nacional del Cáncer en los EE.UU. ha recomendado un alto consumo de fibra para reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

En el siguiente artículo veremos más razones por las que deberías comer todos los días al menos una manzana.

Si te interesa este tema, seguro que te gustará el artículo 18 razones por las que tomar vinagre de manzana es bueno para la salud.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here