¿Conoces a alguna persona que tenga Alzheimer? Probablemente sí. En el mundo convivimos 7.300 millones de personas aproximadamente, según datos de la ONU, mientras que se estima, según la OMS, que 900 millones de personas mayores de 60 años padecen Alzheimer, nada menos que el 12,33 % de la población mundial; lo cual quiere decir que, de cada 10 personas, al menos una padece Alzheimer.

Las cifras que te dimos son impactantes, lo sabemos, en EEUU y la Unión Europea el Alzheimer es la cuarta causa de muerte de personas mayores; y ninguno de estos datos comienza a incluir el porcentaje de personas que enfrentan un Alzheimer temprano, es decir, antes de tener 60 años. A continuación, te contamos de qué se trata esta condición, cuáles son las causas y síntomas del Alzheimer ¡Comencemos!

El Alzheimer: la demencia más común

Para entender qué es el Alzheimer, primero necesitamos tener claro qué es la demencia. La demencia es, según la Azheimer’s association: “…un término general que se aplica a la pérdida de memoria y otras habilidades cognitivas que interfieren con la vida cotidiana.” Probablemente has escuchado en algún momento el término “demencia senil” aplicado a personas mayores a los 60 años de edad y, aunque esta y el Alzheimer no son lo mismo, sí se encuentran relacionadas.

El Alzheimer es la forma más común de demencia (aplicada a personas de todas las edades y siendo responsable de entre el 60 y 80% de los casos de demencia) y de demencia senil. Sin embargo, lo normal es que se presente en personas mayores a 60 años, que enfrentan una degeneración grave del cerebro que va empeorando con el tiempo, pero también puede presentarse en personas menores.

Síntomas y fases del Alzheimer

Símbolo de solidaridad en la lucha contra el Alzheimer.

La mayor parte de los síntomas que se asocian al Alzheimer pueden parecer cosas normales del día a día y solo se toman en cuenta como motivo de preocupación cuando ya son demasiado evidentes o recurrentes. La enfermedad suele desarrollarse a lo largo de 10 a 12 años. Las fases y síntomas principales son los siguientes (aunque aquí puedes conocer las Fases del Alzheimer de forma más detallada).

Primera fase: leve

Fallas de la memoria: como repetir expresiones y preguntas una y otra vez; olvidarse de las conversaciones que se están manteniendo; perder u olvidare de dónde se colocaron ciertos objetos con regularidad (más allá que solo las llaves de la casa).

Segunda fase: moderada

Las fallas de la memoria son más evidentes, es común perderse en lugares conocidos, olvidar los nombres de la familia o de las tareas u objetos normales de la rutina; problemas para encontrar las palabras adecuadas.

Razonamiento: a las personas con Alzheimer les cuesta razonar, especialmente cuando se trata de conceptos abstractos como aquellos de la filosofía o de los números. Cosas comunes como leer y entender lo que se ha leído o manejar las finanzas, se convierten en tareas sumamente difíciles. Valorar, tomar decisiones y planificar son también procesos que, debido a la falta de capacidad para razonar, se han vuelto difíciles de desarrollar.

Tercera fase: severa

Las fallas de razonamiento y de la memoria persisten, sumándose el hecho de que la persona ya no reconoce a sus seres queridos, ha olvidado tareas básicas del día a día como escribir o hablar, además de actividades como bailar, cantar, nadar, etc.

Cambios de actitud o personalidad: las personas con Alzheimer tienen una afección en el cerebro, y en la mayor parte de los casos, aunque no estén muy seguras de qué está pasando, intuyen que algo va mal, por lo cual es normal que tengan cambios de humor drásticos, apatía, depresión, desconfíen de las personas en su entorno, se aíslen socialmente, manifiesten agresividad, cambien sus patrones de sueño o se sientan desorientadas.

Causas del Alzheimer

Aunque mucho se ha investigado sobre esta condición motivado a la gran cantidad de personas que la padecen y a los graves efectos que genera, es poco lo que se sabe con seguridad. El paradigma actual de la medicina es que el Alzheimer es provocado por la combinación de factores genéticos, ambientales y socioculturales (es decir, del estilo de vida de la persona).

Comienza afectando al hipocampo, un área del cerebro fundamental para la memoria a corto y a largo plazo, se cree que este es afectado por proteínas cerebrales que no funcionan como deberían (placas y ovillos) interfiriendo en el trabajo de las neuronas (principalmente en su sinapsis) pero pueden pasar años para notar sus síntomas.

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa, a medida que pasan los años va avanzando su gravedad. Las neuronas, como vimos en nuestra etapa de educación básica, son las células responsables de transmitir los impulsos nerviosos entre el cerebro y el resto del cuerpo y su conexión de neurona a neurona se conoce como sinapsis. Cuando las neuronas no hacen sinapsis, las órdenes de nuestro cerebro no se reciben con claridad en el resto del cerebro o en el resto del cuerpo. Las proteínas cerebrales que causan el Alzheimer lo hacen generando una especie de sustancia tóxica que comienza por afectar la sinapsis de las neuronas hasta causar la muerte de estas. La muerte de las neuronas se traduce en partes del cerebro que dejan de funcionar o “mueren” convirtiéndose solo en masa que ocupa un espacio dentro del cráneo.

¿Qué hacer?

No podemos decirte cómo prevenir el Alzheimer, pero sí podemos contarte cuáles son sus factores de riesgo. La edad juega el papel principal, pero también es importante tener en cuenta que el Alzheimer es más común en personas con antecedentes genéticos, de sexo femenino, traumatismos craneales y patrones de sueño deficiente (¡Así que a dormir tus 8 diarias!). Si te preocupa tener alguno de los síntomas descritos arriba o sientes preocupación por familiares o seres queridos, pide consulta en medicina general para una evaluación integral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here