Antes de hablar de los síntomas de hemorroides, empezaremos primero definiendo qué son las comúnmente conocidas como almorranas. Las hemorroides son una masa anormal de vasos sanguíneos dilatados e hinchados, tejido inflamado que se produce internamente en el canal anal o externamente alrededor del ano, y que puede estar marcado por sangrado, dolor o picazón. Cuando ocurre internamente a menudo sobresalen a través del esfínter externo del ano.

Anatómicamente, las paredes del ano contienen unas almohadillas de tejido submucoso en las que se encuentran los vasos sanguíneos del conducto anal. Tienen la función de mantener cerrado el esfínter y, por tanto, contener las heces y evitar fugas. Cuando existe un problema de circulación, esto puede provocar un aumento de la presión en esas venas que se dilatarán de manera excesiva y provocará la patología, es decir, las hemorroides o almorranas.

Síntomas de hemorroides

 

Síntomas de hemorroides más comunes

Como hemos comentado antes, dependiendo de su ubicación (es decir, de si son hemorroides internas o externas), los síntomas de hemorroides pueden variar. No obstante, existen unos síntomas comunes que pueden ayudarte a detectarlas. Estos síntomas son:

  • Sangre roja en el papel higiénico, las heces o en la taza del inodoro
  • Dolor durante las deposiciones
  • Bultos cerca del ano
  • Dolor anal mientras está sentado
  • Picor anal

 

Síntomas de hemorroides variables

De la misma manera que reciben diferente nombre dependiendo del lugar donde su ubican, las distintas hemorroides también presentan diferentes síntomas. En el caso de las hemorroides internas, en general suelen ser indoloras. Solo causan algo de dolor si se trombosan, es decir, crean un coágulo de sangre. Las hemorroides externas también pueden ser dolorosas si se trombosan. Lo que sí podemos notar en cualquiera de los dos casos, es que, después de defecar, encontremos un pequeño rastro de sangre roja o bien en el papel al limpiarnos o incluso en el inodoro. Con las pérdidas de sangre por causa de las hemorroides hay que tener especial atención, ya que una pérdida excesiva y prolongada podría llevarnos a una anemia.

Por lo general, el dolor y la hinchazón, suelen desaparecer a las pocas semanas aunque en cualquier caso, es conveniente acudir a un médico especialista si tenemos alguna molestia o si detectamos algún síntomas de hemorroides. Son los médicos los que valorarán la gravedad o no y el posible tratamiento que deberás seguir.

¿Cómo se diagnostican las hemorroides?

Un examen físico del ano generalmente confirma un diagnóstico de hemorroides externas ya que se visualizan fácilmente. Un examen digital del recto inferior puede confirmar la estructura de los músculos y, a menudo, localizar cualquier pólipo y/o tumor. Otro método que se suele emplear es una anoscopia, que consiste en el empleo de un dispositivo endoscópico con luz para examinar la pared interior del canal anal y la parte más baja del recto. Si lo que se pretende es un examen más completo de todo el intestino grueso, se utiliza una colonoscopia. Son exámenes indoloros que no presentan ninguna complicación.

Hasta aquí nuestro artículo sobre los síntomas de hemorroides, sus causas, y como pueden diagnosticárnoslas. ¿Qué te ha parecido, lo encuentras interesante? Esperamos que nunca hayas padecido de hemorroides pero, si es así, ¡cuéntanos! ¿Qué síntomas tuviste? ¡Déjanos tus comentarios y estaremos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here