El crecimiento es uno de los procesos biológicos más importantes y uno de los principales en la infancia. Sin embargo, no siempre se da de la manera adecuada, lo cual puede ser el primero de los signos de una condición médica latente.

Para lograr determinar si tu hijo se encuentra o no dentro de la tasa de crecimiento correcta para su edad, es fundamental contactar con un especialista en endocrinología pediátrica. A lo largo de este artículo, te contaremos sobre los principales problemas de crecimiento en niños relacionados con la deficiencia en la hormona del crecimiento y cómo la endocrinología pediátrica puede guiar a los padres en su tratamiento.

1. Problemas de crecimiento en niños: ¿a qué se pueden deber?

En primer lugar, vale resaltar que los problemas de crecimiento son entendidos como todas aquellas situaciones físicas, hormonales o biológicas que retrasan el proceso y llevan a que el niño/a se encuentren fuera del rango de crecimiento para su edad.

Aunque no todos los niños crecen a la misma velocidad, es muy importante que el padre de familia realice un seguimiento detallado al proceso de sus hijos. Frente a esto, deberá aprender a reconocer y valorar señales como que el niño es más bajo que los compañeros de clase, que es más bajo que niños de su misma edad, que lo confunden con alguien más joven o que gasta la ropa antes de que le deje de quedar. Además, es fundamental prestar atención a si el crecimiento se desacelera o se estanca por un tiempo especialmente largo.

Ahora bien, los problemas de crecimiento en niños no siempre están relacionados con situaciones de salud graves. Sin embargo, vale destacar que en algunos niños y niñas sí se vinculan a problemas más serios, como aquellas afectaciones relacionadas con la función cardiaca, el desarrollo psicomotor, el desarrollo renal, el sistema inmunológico, el desarrollo de la visión y la audición, la salud ósea y respiratoria y, como mencionamos en la introducción de este artículo, la deficiencia en el crecimiento hormonal o en la producción de la hormona que cumple esta función.

Es también importante tener en cuenta que los problemas de crecimiento en niños podrán deberse a otras situaciones como la estatura baja/alta familia y el retraso constitucional del crecimiento.

2. La deficiencia en la hormona de crecimiento: características y tratamiento

problemas de crecimiento en niños

La deficiencia en la hormona de crecimiento es un padecimiento que, generalmente, se presenta en los primeros años de vida de los niños. Este se caracteriza, como su nombre lo indica, por la escasez o ausencia total de la somatropina en el organismo.

Este déficit lleva a que los niños no alcancen los niveles de estatura esperados en el tiempo adecuado.

El problema de crecimiento vinculado a la hormona puede ser de distintos tipos:

  • Deficiencia aislada de la hormona de crecimiento tipo IA. Su causa es hereditaria y se caracteriza por la falta total de la hormona. Es el caso más grave.
  • Deficiencia aislada de hormona del crecimiento tipo IB. En ella se presenta baja estatura en los principios de la infancia. Implica niveles muy bajos de la hormona.
  • Deficiencia aislada de hormona del crecimiento tipo II. Su síntoma es la baja estatura en los inicios y mitad del crecimiento infantil. Puede ser heredada o a causa de una variación genética en la glándula pituitaria.
  • Deficiencia aislada de hormona del crecimiento tipo III. Aunque es parecida a la anterior, la diferencia radica en la debilidad del sistema inmunológico.

3. La endocrinología pediátrica: Diagnóstico y tratamiento para la deficiencia de la hormona de crecimiento

En el momento en que se sospecha que hay un retraso en el crecimiento infantil es fundamental acudir a un especialista en endocrinología pediátrica. Él será el encargado de analizar a detalle el cuerpo del niño y solicitar análisis y estudios como las radiografías, análisis de sangre, análisis del factor de crecimiento insulínico tipo 1, prueba de estimulación de la hormona de crecimiento y la resonancia magnética.

En caso de que se presente la deficiencia, se aplica un tratamiento especializado que actúa mediante inyecciones de la hormona (sintética). Dichas inyecciones son aplicadas por los padres una vez al día, generalmente antes de dormir. Vale recalcar que estas inyecciones son rápidas e indoloras.

Es fundamental que, a medida que se realiza el tratamiento, el pequeño acuda a visitas periódicas con el médico especialista.

A modo de conclusión queremos recomendarte el no olvidar la importancia del ejercicio, la alimentación saludable, el bajo consumo de azúcar y las horas adecuadas de sueño para que el organismo de tu pequeño estimule la generación de la hormona de crecimiento de manera natural y eficiente.

No dudes en dejarnos saber todas tus opiniones y comentarios. ¡Te leemos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here