El reposo y el descanso son importantes para cualquier persona, pero sobre todo resultan esenciales para aquellos que se encuentran recuperándose. Ya sea, por discapacidad, lesión o enfermedad, hay pacientes que deben permanecer encamados durante largos períodos de tiempo. Si bien permanecer en cama es lo que deben hacer, esto también puede traer consecuencias para su salud. Por este motivo, es ideal que los pacientes utilicen colchones antiescaras. Si quieres conocer más sobre este tipo de colchones y sobre sus ventajas, no dejes de leer. A continuación, te contamos todo lo que debes saber.

¿Qué es un colchón antiescaras?

colchones antiescarasEn palabras sencillas, un colchón antiescaras es un tipo de colchón diseñado especialmente para que las personas encamadas no sufran de escaras o llagas, ni tampoco de úlceras. Estas son lesiones de la piel, que se caracterizan por la aparición de costras. Por lo general, estas aparecen cuando hay un exceso de presión. Al estar mucho tiempo en una misma posición, ciertas zonas o partes de nuestro cuerpo, reciben todo nuestro peso, por lo que se ejerce una presión perjudicial. Ahora bien, los colchones antiescaras reparten el peso del cuerpo, aliviando la presión sobre los puntos concretos.

Entonces, para prevenir este tipo de lesiones, que pueden complicar el estado de salud de la persona, se utilizan colchones antiescaras. Estos pueden ser de aire o viscoelásticos, pero casi siempre van acompañados de camas articuladas. Este tipo de camas también resultan ideal para las personas encamadas, pues permite modificar la altura y posición, algo que facilita la movilidad del paciente.

Ventajas de los colchones antiescaras

colchones antiescaras ventajas

Ahora queremos mencionarte cuáles son los beneficios de este tipo de colchones. Aunque son ideales para usar con camas articuladas, ya que estas ayudan con la movilidad de la persona, los colchones antiescaras pueden adaptarse a cualquier tipo de cama. Así que si tú, o la persona de quien cuidas, no cuenta con este tipo de cama, no debes preocuparte. Es más, conseguir un colchón antiescaras debería ser tu primera opción.

1. Evita lesiones

Como lo hemos mencionado, la principal ventaja de los colchones antiescaras es la prevención de otras lesiones como llagas, escaras y úlceras por presión. Las llagas o heridas de este tipo son muy dolorosas. Además, las escaras o úlceras por presión reducen la circulación de la sangre hacia zonas concretas y pueden acelerar otras patologías. Entonces, al prevenir la aparición de este tipo de lesiones no solo se evita el dolor e incomodidad de la persona encamada, también se prevén riesgos, como infecciones, que pueden empeorar su condición.

En este punto, vale la pena añadir que los colchones antiescaras no solo evitan la aparición de estas heridas. A su vez, estos colchones pueden aliviar y ayudar a curar las úlceras y escaras previas. 

2. Mayor comodidad

Además de las lesiones mencionadas, otro problema de estar mucho tiempo en cama es la falta de comodidad. Al estar mucho tiempo en la misma posición los músculos y los huesos pueden resentirse, ocasionando dolores y molestias no deseadas. Así, los colchones antiescaras permiten que este tenga mayor confort, haciendo que su recuperación sea mejor.

De igual manera, y desde el punto de vista de un cuidador, una gran ventaja de los colchones antiescaras es que se reduce de manera significativa la necesidad de mover a la persona encamada y cambiarle de posición.

3. Ayuda la circulación

Una última ventaja que queremos mencionar es la mejora de la circulación. Como lo hemos dicho, los pacientes encamados permanecen en la misma posición por largos períodos de tiempo, esto también ocasiona problemas en la circulación de la sangres, pues esta no fluye de manera correcta. Pero, al usar un colchón antiescaras, la persona encamada podrá cambiar de posición constantemente, algo que mejorará notablemente la circulación sanguínea.

¿Cómo escoger un colchón antiescaras?

Existen distintos tipos de colchones antiescaras, por lo que debes acudir a sitios especializados para asegurarte de escoger el mejor. Ahora bien, un punto clave en su elección es cómo reparte la presión. Uno de los sistemas más eficientes es el del colchón antiescaras con alternancia de presión con compresor. Con este tipo, la presión pasa de unos puntos a otros, lo que facilita el trabajo del cuidador y el confort de la persona encamada.

Otro punto a valorar es el tipo de cama. Y es que no todos se pueden utilizar en una cama articulada. Valora esta cuestión, incluso si dispones de una cama convencional. De igual manera, ten en cuenta también las dimensiones de la cama. }

El material de fabricación del colchón es otra cuestión a tener en cuenta. Consulta sobre su facilidad de limpieza, su tiempo de duración y su nivel de deterioro. Todos estos puntos pueden variar en cada caso, por lo que tómate tu tiempo para escoger el mejor colchón.

Como puedes apreciar, los colchones antiescaras son elementos muy sencillos, pero que resultan de gran utilidad para las personas encamadas. Lo mejor de todo es que no suelen ser muy caros y puedes hallar de diferentes tipos y materiales, por lo que de seguro hallarás el que mejor se adapte a tus necesidades ( o a las de la persona que cuidas). Sea cual sea el caso, los colchones antiescaras son la solución ideal. No dejes de probarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here