En la actualidad la mayoría de nosotros cargamos con un volumen de responsabilidades tan elevado que nos sentimos impedidos a la hora de dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Sin embargo, es necesario que tomemos conciencia de la importancia que un estilo de vida saludable tiene sobre nuestra capacidad de hacer frente tanto a los obstáculos del día a día como al riesgo de padecer enfermedades.

Una vida saludable, además, no es necesariamente un sinónimo de sacrificios y restricciones extremas, sino que se trata de medir nuestros excesos; sólo necesitarás armarte con la suficiente motivación y una actitud positiva ante la vida para conseguirlo. En Salud y Amistad queremos contribuir a tu mejora tanto física como emocional, por lo que a continuación compartiremos contigo una serie de consejos para una vida saludable que te garantizarán un equilibrio en tu bienestar. ¡Este puede ser el inicio de tu nueva vida!

5 Consejos para una vida saludable: sé la mejor versión de ti mismo

1. Cuidar tu alimentación

Alimentarse es mucho más que consumir comida; debemos cuidar que ésta sea de calidad (por ejemplo, comprobando las etiquetas nutricionales de todo lo que compremos) y que nos proporcione todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Comprar productos fresubin te ayudará a mantener tu equilibrio nutricional, y además lo hará con sabores realmente apetecibles, tales como el chocolate, la fresa o la vainilla. Además, deberás limitar tu consumo tanto de azúcar como de sal, ya que contribuyen a padecer problemas de colesterol, diabetes u obesidad, y en cambio fomentar tu ingesta de frutas, vegetales, legumbres, fibra y, por supuesto, de una cantidad de agua de entre 1,5 y 2 litros diarios.

2. Realizar ejercicio diariamente

Consejos para llevar una vida saludable 1

Otros de los principales pilares a la hora de conseguir llevar una vida sana es abandonar todos nuestros hábitos sedentarios. Pero no te preocupes, no es necesario que te encierres durante horas en un gimnasio, sino que bastará con que elijas el deporte que más te motive y, de esta manera, poder realizarlo cada día durante 30 minutos; si el ejercicio incluye estar en contacto con la naturaleza, podrás desconectar mucho más. Además, también deberás abandonar tus hábitos sedentarios: por ejemplo, subir por las escaleras siempre que puedas o ir andando al trabajo. Aunque puedan parecer cambios insignificantes, te aseguramos que marcarán la diferencia si cumples con ellos.

3. Tener controlados tus niveles de estrés

Aunque en numerosas ocasiones no seamos conscientes de ello, el estrés es uno de los aspectos que nos afectan en mayor medida: tanto es así que un grado de estrés excesivo puede llevarte a padecer un cansancio crónico e incluso a sentirte abatido e infeliz. Para terminar con los efectos del estrés, la ansiedad o la irascibilidad deberás buscar y encontrar el equilibrio entre el trabajo, el hogar y las actividades de ocio. Sólo de esta manera podrás gozar de un bienestar emocional y psicológico que te permita afrontar los retos profesionales y personales de la vida diaria. Respetar los espacios de todos los ámbitos que conforman tu existencia es indispensable para conseguir una vida saludable, no te olvides de ello bajo ninguna circunstancia.

4. Respetar tu tiempo de descanso

Consejos para llevar una vida saludable 2

Probablemente ya habrás leído cientos de veces la importancia de dormir entre 7 y 8 horas diarias, pero es importante que lo volvamos a remarcar: un horario regular de descanso contribuirá a que te recuperes del cansancio y que estés lleno de energía en tu día a día. Pero para ello no bastará con dormir, sino que también son relevantes las circunstancias en que lo hagas. Siendo así, hacerte con un buen colchón será indispensable, así como contribuir a tu relajación en cuanto llegue la hora de dormir (por ejemplo, leyendo un libro, dándote una ducha caliente o escuchando música ambiental), abandonando siempre el móvil y la televisión, que sólo conseguirán estimularte y dificultarte el sueño.

5. Abandonar tus malos vicios y cuidar tu higiene

Por último, pero no por ello menos importante, debes erradicar de tu vida los malos hábitos: abandonar el tabaco, renunciar al consumo excesivo del alcohol y cambiar radicalmente nuestra dieta pueden ser acciones con un efecto inmediato en nuestra salud, reduciendo el porcentaje de probabilidades de padecer enfermedades, sobre todo cardiovasculares. Además, también deberás tener en cuenta la importancia de la higiene, no sólo entendida de cada al aseo del cuerpo, sino también a tu ámbito doméstico, lo que te evitará infecciones y te aportará una sensación de orden.

Esperamos que nuestros consejos para lograr una vida saludable te hayan resultado interesantes y que a partir de ahora comiences a aplicarlos en tu día a día. Además, te animamos a que nos dejes un comentario compartiendo con nosotros tus impresiones y experiencias. Cuéntanos, ¿cumples con estos consejos habitualmente? ¿Has aplicado estas recomendaciones y has experimentado cambios positivos en tu vida? ¡Estaremos deseando conocerte mejor! 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here