Controlar y aliviar el estrés no siempre es fácil, pero sí hay muchas cosas que podemos dejar de hacer para no empeorar la situación. En un artículo anterior vimos cuatro cosas que teníamos que evitar para no agravar las situaciones estresantes, como dejar de darle vueltas a los problemas, dejar de perder el sueño, dejar de comer comida basura y dejar de sobrecargar el horario.

5 cosas hay que dejar de hacer para estar menos estresado

A continuación vamos a ver cinco cosas más que podemos evitar para no estar más estresados. Algunas de ellas nos ayudarán, incluso, a aliviar un poco el estrés acumulado.

1. Deja de postergar el ejercicio

El ejercicio puede ayudarte a sentirte menos estresado a corto plazo. Mucha gente sabe esto, pero tienen dificultades para levantarse del sillón de forma regular o están demasiado ocupados como para reconocer que necesitan tiempo para ellos mismos. Pero hay muchas maneras de ponerse en movimiento.

2. Deja de pensar que no puedes

Cuando no tenemos el control en una situación, somos más propensos a sentirnos estresado. Pero solemos sentir que tenemos menos control que el que de verdad tenemos. Reconocer las opciones que sí tenemos -o podemos tener- nos puede ayudar a sentirnos más capaces y menos víctimas de las circunstancias.

3. Deja de hacer la víctima

Hacerse la víctima no te va a ayudar en nada. Hacerse la víctima es una forma habitualde  manejar la ira y el enojo. Esto crea sentimientos negativos. Muchas personas adoptan el papel de víctimas de forma involuntaria porque tienen miedo de su propia ira y anticipan el daño que les causaría, lo cual puede distorsionar las situación real.

Pero se puede cambiar esta situación pasiva y negativa tomando una posición fuerte caracterizada por el afrontamiento activo y el poder personal, identificando los pensamientos destructivos y actuando de una forma que se puedan desarrollar enfoques más constructivos para hacer frente a la ira.

4. Dejar de perder oportunidades para salir adelante

Cuando estamos estresados, a menudo podemos sentirnos derrotados o cansado de luchar, con lo que perdemos oportunidades para hacernos cargo de una situación. Otras veces, podemos encontrar modos de satisfacer las desilusiones o fracasos personales, negándonos las posibilidad de seguir intentándolo, lo que hace que lo que podría ser un revés temporal se convierta en algo mucho más grande.

El desarrollo de una actitud optimista no solo puede ayudarte a sentirte más feliz y agradecido por lo que tienes, sino que también  te puede ayudar a ver las oportunidades que de lo contrario podrías perder si te concentras principalmente en las cosas que te causan estrés.

5. Deja de ignorar tu estrés

Con demasiada frecuencia, la gente no hace frente a su estrés de una manera proactiva hasta que se sienten abrumados por él. Pero el manejo del estrés es un proceso continuo, no un acto de una sola vez. No todo se soluciona con una escapada de fin de semana o un tarde en el spa. Es importante contar con un plan general de manejo del estrés, antes de que sus efectos empiecen a complicarte la vida de verdad.

Consideraciones finales

El estrés es algo habitual, pero no por ello agradable. Además, es muy peligroso para la salud. Intentar no empeorar la situación es tan importante como buscar maneras de aliviar el estrés provocado por todas las circunstancias de la vida diaria. Tómatelo en serio y no tendrás que arrepentirte después.

Imagen:  Matt Madd

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here